Hacienda / Noticias

El PSOE responsabiliza a Lacalle de ponernos contra la espada y la pared.

El PSOE responsabiliza a Lacalle de ponernos contra la espada y la pared

9 de Junio de 2016 Leído 612 veces

El Grupo Municipal Socialistas se muestra crítico con la gestión del equipo de Gobierno que hipoteca el futuro de la ciudad por 15 años.

De salir adelante la reestructuración el Ayuntamiento deberá pagar los 166 millones de deuda del Consorcio más cerca de 20 millones de euros en intereses.

El Grupo Municipal Socialista ha lamentado este mañana la situación en la que se encuentra el Ayuntamiento de Burgos después de una mala gestión de la deuda del Consorcio para la Variante Ferroviaria.

El portavoz socialista, Daniel de la Rosa, destaca que nos vemos obligados renegociar la deuda después de una “nefasta gestión” del equipo de Gobierno que en mayo de 2014 casi firmó la “sentencia de muerte del consistorio” puesto que al no hacer frente a las amortizaciones de los últimos tres años nos hemos visto obligados a la renegociación, de no haberlo hecho el Consorcio hubieses desparecido con las consecuencias que eso acarrea puesto que era una de las cláusulas para posponer el pago de la deuda que Lacalle firmó hace tres años.

“Ahora estamos entre la espada y la pared puesto que las entidades financieras han dicho que esto es lo que hay y punto”, señala.

Por su parte, el portavoz del PSOE en la Comisión de Hacienda, Antonio Fernández Santos ha destacado que es necesario contar la verdad, y esta no es otra que en la negociación que ha habido entre los bancos acreedores y el Ayuntamiento el ganador por goleada ha sido el bando de los bancos, y ha perdido el consistorio que ha hecho lo que han querido los bancos. “Lo ha hecho porque estaba absolutamente pillado y no ha tenido más remedio que tragar con lo que los bancos le han puesto encima de la mesa” aclaró.

El edil señala que debíamos 166 millones de euros, y finalmente vamos a pagar los 166 millones más lo intereses pactados. Estos son el Euribor a tres meses más 1% de 118 millones, y el interés fijo del 1,66% sobre 47 millones de la deuda no sostenible. Es decir ha habido una empresa encargada por el Ayuntamiento que valora los activos municipales en 118 millones de euros. “La deuda denominada sostenible la debe afrontar el Ayuntamiento con la venta de sus activos, y si esta venta no se produce la deuda la asume al propio consistorio” aclara el socialista.

Fernández Santos recuerda que el Ayuntamiento se ha comprometido a pagar todo lo que no se obtenga de la venta de los activos en 15 años, a parte de los 47 millones de la deuda no sostenible que se pagarán a través de una cuota fija.

“Hemos tragado con todo porque tras la situación en la que nos puso el señor Lacalle no teníamos más remedio puesto que nos tienen bien agarrados tras el convenio de 2014.” concluye.

El socialista apunta que disolver el consorcio sería hacer un plan económico financiero mucho más duro del que ya vivimos, y conllevaría subir todos nuestros impuestos de manera desmesurada para asumir la deuda. “Con este escenario no hemos tenido ninguna capacidad de negociación”. Por eso lo que se quiere acordar ahora es un trágala. “Lo único que ganamos con esta situación es que no nos obligan a disolver el consorcio”.

Desde el PSOE apuntan que si vemos el plan de aportaciones veremos que en último año, en 2031, pagaremos de amortización 36 millones de euros. “Es decir que el actual equipo de Gobierno está hipotecando a la ciudad”.

Fernández Santos recuerda que el dinero no cae del cielo. Además, lamenta que la Junta esté escondida sin echar una mano a la ciudad de Burgos. “Este acuerdo nos obliga a tener un fondo de reserva para pagar todos los años, y si un año no se paga se disuelve el consorcio”, concluye.

Casetas para elecciones.- En otro orden de temas, Daniel de la Rosa ha recordado que el Grupo Socialista tiene la costumbre de pedir siempre autorización para colocar cualquier tipo de escenario o para la organización de cualquier acto pagando las correspondientes tasas.

Además, apunta que hace dos meses los socialistas pidieron autorización para colocar casetas de obras, solicitud que el día 6 de junio fue desestimada, pero curiosamente esta misma mañana una formación está poniendo una caseta.

“Me gustaría que todas las formaciones tengan el mismo trato en nuestra ciudad”, concluyó.