Alcaldía / Noticias

El alcalde ningunea a la Comisión de Régimen Interior y continúa contratando “a dedo” la publicidad institucional

El alcalde ningunea a la Comisión de Régimen Interior y continúa contratando “a dedo” la publicidad institucional

28 de Junio de 2018 Leído 219 veces

El Grupo Socialista recrimina a Lacalle la desfachatez de contratar propaganda política como publicidad institucional a costa de las arcas municipales /El PSOE denuncia que se haya contratado un anuncio en prensa escrita “a toda página” propagando diversas actuaciones en materia de dotaciones e infraestructuras con un evidente sentido electoralista

“Aprobar las directrices vinculantes para los órganos de contratación del Ayuntamiento de Burgos en materia de publicidad institucional”. Este fue uno de los acuerdos establecidos unánimente por el Pleno del Ayuntamiento de Burgos el 9 de octubre de 2015 para implantar criterios objetivos de contratación sobre la publicacidad institucional del Ayuntamiento. Desde entonces se estableció el criterio de que la Comisión de Regimen Interior quien decidiera la contratación, corrigiendo así el comportamiento que se había demostrado durante doce años a través del cual, el Partido Popular utilizó la publicidad institucional del Ayuntamiento como arma propagandística con el anterior director de comunicación.

Ya en el pasado Pleno, los concejales socialistas reprocharon al alcalde su “vuelta a las andadas”, decidiendo de manera discrecional la contratación de determinados anuncios en los medios de comunicación, pasándose por alto la Comisión de Régimen Interior en la cual intervienen todos los grupos políticos municipales.

En esta ocasión, el PP ha decidido contratar una página a todo color en la prensa, poniendo en valor veinte actuaciones en diversas infraestructuras y dotaciones municipales con una clara intención electoralista (adjunta).

Los socialistas le recuerdan a Lacalle que el Partido Popular es muy libre de contratar propaganda política, pero no a costa del erario público. Los socialistas subrayan que los sesgos y valoraciones que contempla el anuncio en cuestión, transforma la información sobre el estado de unas obras como propaganda política, por lo que no debe ser objeto de contratación institucional, sino a cargo en todo caso. de las formaciones políticas que consideren valorar públicamente la oportunidad de dichas actuaciones.