Cargando...

100 días de gobierno

04 de Octubre de 2019

100 días de gobierno

Después de 16 largos años, llegó el cambio de gobierno a la ciudad de Burgos fruto de una victoria electoral histórica para el PSOE, que recibió en las pasadas elecciones municipales la confianza de más de 33.000 burgaleses. El 15 de junio tomamos posesión en un Pleno cargado de emotividad, y por qué  no decirlo, de muchas sensaciones y emociones que fluyeron conforme se desarrollaron los acontecimientos.

Daniel de la Rosa, ganador de las elecciones de manera contundente, fue elegido Alcalde, frustrando los planes del Sr. Lacalle y del PP que quisieron hacer Alcalde de Burgos al candidato de Ciudadanos que contaba con cinco concejales de un total de veintisiete. Y se desató una corriente popular de simpatía y apoyo que todos los días nos hace redoblar esfuerzos para no defraudar a los burgaleses que esperan que se les escuche y se les atienda en sus justas demandas.

Con mucha ilusión, ganas y con una enorme responsabilidad. La carga de trabajo y la actividad en estos poco más de 100 días ha sido frenética. Hemos tenido que tomar las riendas de un barco que hacía tiempo que navegaba sin rumbo, con un capitán con ganas de dejar el timón, con una tripulación mal avenida y con unos pasajeros desmotivados y cansados de tanto viaje.

Aunque tampoco pensábamos que esto fuera a ser fácil, la situación en la que nos hemos encontrado el Ayuntamiento es tremendamente complicada. Aunque estamos convencidos de que, pese a las dificultades, otro Gobierno es posible. Un Gobierno que lleve a la práctica políticas de mejora de sus condiciones y calidad de vida.

Por ello, seguiremos trabajando desde el diálogo para trasladar a los grupos de la oposición la necesidad de alcanzar acuerdos de forma prioritaria sobre diferentes actuaciones que se deben incorporar a la agenda institucional lo antes posible. Actuaciones que no buscan la gloria personal si no sacar adelante proyectos de ciudad, proyectos para seguir haciendo que Burgos crezca y sea un referente a todos los niveles.

Y así, por ejemplo, conseguir nuestros objetivos de dotar de mayor suelo industrial a la ciudad de Burgos, contar con un plan estratégico de promoción industrial y turística, lograr la implantación de la administración electrónica, regenerar los barrios o actuar en dotaciones emblemáticas para la ciudad como puedan ser las Llanas o la Plaza España, siendo para ello necesario contar con un hoja de ruta; y esa hoja de ruta que logrará que los burgaleses y las burgalesas vean a su ciudad avanzar, no es otra que el Presupuesto del año 2020.

No voy a ocultar que contar con un presupuesto consensuado y en el que se incluyan aportaciones de todos los grupos sería el mejor escenario para todos, y más si recordamos que Burgos tiene las cuentas prorrogadas desde el año 2017. Es por ello que tendemos la mano a todos los grupos políticos para que los temas de ciudad lleguen a buen puerto, y dejemos a un lado las siglas y rememos todos en la misma dirección.

En el proceso de aprobación del Presupuesto se va a constatar quiénes son los Grupos Municipales dispuestos a trabajar por Burgos y los burgaleses y quiénes son los Grupos a los que sólo les interesa Burgos si son ellos los que gobiernan en su Ayuntamiento, convirtiéndose en bloqueadores de las iniciativas y proyectos que Burgos necesita. Por eso esperamos que los grupos de la oposición tengan altura de miras, dejen a un lado sus intereses partidistas y personales y piensen en su ciudad.

La ciudad merece crecer y avanzar.