Cargando...

El Grupo Socialista eleva una proposición al Pleno para que se retire la inscripción de José Antonio Primo de Rivera de la fachada de la Catedral

15 de Enero de 2019

El Grupo Socialista eleva una proposición al Pleno para que se retire la inscripción de José Antonio Primo de Rivera de la fachada de la Catedral

Daniel de la Rosa Villahoz, portavoz del Grupo Municipal de Concejales Socialistas del Ayuntamiento de Burgos, con NIF G-28477727, y dirección en Calle Diego Porcelos, Nº4, 2º, de acuerdo con lo establecido en el artículo 43.2 del Reglamento Orgánico y de Funcionamiento del Ayuntamiento de Burgos (BOP del 12/11/2012), presenta la siguiente Proposición

RETIRADA DE LA INSCRIPCI?N DE ??JOS? ANTONIO PRIMO DE RIVERA? DE LA FACHADA LATERAL DE LA PUERTA DEL SARMENTAL DE LA CATEDRAL DE BURGOS EXPOSICI?N DE MOTIVOS Los actos preparatorios para la conmemoración en 2021 del VIII Centenario de la Catedral de Burgos están suponiendo en la ciudad un acontecimiento con el que no cabe duda existe un amplio consenso entre la sociedad burgalesa. Sin perjuicio de las actividades que en el ámbito estrictamente religioso se lleven a cabo por las autoridades eclesiásticas, resulta evidente que además la conmemoración del VIII Centenario exige articular un amplio programa de actividades vinculadas al patrimonio, el arte, la cultura, el turismo? etc., que permitan dotar al evento de una especial relevancia tanto a nivel nacional como internacional, con la consiguiente repercusión económica, social y cultural tanto para la ciudad de Burgos y su provincia como para el conjunto de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. El Arzobispo de Burgos, el Presidente del Cabildo de la Catedral de Burgos y el Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Burgos se constituyeron como patronos fundadores de la Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos el pasado 20 de julio de 2017. Además forman parte del esta Fundación otras instituciones y entidades como patronos de honor y colaboradores, tales como el Ayuntamiento de Burgos, la Diputación Provincial de Burgos y la Junta de Castilla y León. No obstante es especialmente significativo el apoyo que las distintas entidades sociales, empresariales, sindicales y políticas prestan a este proyecto. En este se sentido cabe señalar que el apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) está sobradamente demostrado a través de los diferentes acuerdos e iniciativas que hemos respaldado en el conjunto de las instituciones en las que los socialistas estamos presentes. Es por esto que el pasado 15 de noviembre de 2018 nos sintiéramos en la obligación de trasladarle al tanto al Sr. Arzobispo, como al Presidente del Cabildo Catedralicio de Burgos, de una petición por escrito cuyo propósito se enmarca en el estricto cumplimiento de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, popularmente conocida como Ley de Memoria Histórica. Esta Ley, en su artículo 15.1 establece que las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas. La catedral de Burgos, en la fachada lateral derecha de la escalinata de la puerta del Sarmental, luce una inscripción con el nombre del fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, que entre otros hechos, participó de movimientos insurgentes, conspiraciones y actos de rebelión contra el orden constitucional de la II República Española, por los que fue condenado. Esta inscripción fue realizada el viernes 18 de noviembre de 1938, tal como se ha podido comprobar en el archivo histórico municipal de Burgos (Diario de Burgos, 18, 19 y 20 de noviembre de 1938), solo 24 horas después de la publicación del Decreto de la Jefatura del Estado publicado el 17 de noviembre de 1938 en el Boletín Oficial del Estado ordenando en su artículo 2 que "Previo acuerdo de las autoridades eclesiásticas, en los muros de cada Parroquia figurará una inscripción que contenga los nombres de sus Caídos, ya en la presente Cruzada, ya víctimas de la revolución marxista" (BOE 17/11/1938 adjunto). Resulta revelador y evidente una vez revisada la hemeroteca, que el propósito de esta inscripción en concreto no se circunscribía al reconocimiento público de una parte de las víctimas de la contienda bélica que se sucedió al golpe de Estado, sino a la exaltación de una figura política, líder del movimiento fascista en España, utilizada por el régimen franquista como propaganda de su política. Por eso y aunque bien es cierto que la propia Ley de Memoria Histórica prevé que cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley, se pueda dejar sin efecto esta prescripción legislativa, sobre el caso que nos ocupa y una vez estudiadas las características de la piedra sobre la que inscribió el nombre de la persona aludida, consideramos que no solo es perfectamente posible su retirada sin que ello afecte a la conservación artística del monumento, sino que supone un acto de justicia y reparación con la memoria de las personas inocentes víctimas de represión y asesinato, durante el golpe de Estado, la guerra civil y la dictadura. Ochenta años después, la Catedral de Burgos, a punto de celebrar en 2021 su VIII centenario, no puede ni debe presentarse al mundo luciendo el reconocimiento público a una figura que atenta contra la voluntad del pueblo español que, a través de sus legítimos representantes parlamentarios, decidió democráticamente la retirada este tipo de inscripciones con la aprobación de Ley de Memoria Histórica. Por todo ello desde el PSOE consideramos oportuno hace dos meses darle traslado de esta petición en primera instancia al propio Cabildo Catedralicio, para que fuera él quien promoviera la retirada de esta inscripción dirigiéndose como titular del inmueble afectado a la administración competente, la Junta de Castilla y León. El Cabildo, haciéndose cargo de esta petición, se dirigió en apenas unas semanas después al Director General de Patrimonio solicitando que se le diera algún tipo de criterio para valorar alguna actuación al respecto. Posteriormente la Jefa del Servicio de Ordenación y Protección de Patrimonio le contestó el pasado 30 de noviembre informando de la necesidad de que aportaran el proyecto de intervención para que pudiera ser valorado. Cual fue nuestra sorpresa cuando comprobamos la literalidad de la respuesta que en base a todo esto nos traslada el Cabildo: ??Consideramos que este proyecto debe ser realizado y costeado por quien lo solicita, del mismo modo que cuando en su momento se realizó dicha inscripción, a propuesta del Ayuntamiento, fue costeada por el Estado?. Más allá del equívoco sobre cómo se produjo la inscripción en 1938, a petición de quién y qué institución la costeara, lo que desde un punto de vista estrictamente institucional es del todo inaceptable es que el titular del inmueble traslade a una organización política que sea ésta la que deba presentar el proyecto y financiar la actuación, exclusivamente porque le haya llamado la atención sobre el incumplimiento legal en el que está incurriendo. No es la primera vez que desgraciadamente el Partido Socialista junto a otras formaciones políticas progresistas nos vemos obligados a derivar al debate institucional en diferentes Ayuntamientos mociones como ésta, obteniendo en la mayoría de los casos acuerdos favorables para instar a los respectivos titulares eclesiásticos a que retiren de la fachada de sus iglesias, basílicas, monasterios, catedrales... etc., la inscripción de "José Antonio Primo de Rivera". Acuerdos que a veces son recurridos por las autoridades eclesiásticas ante los tribunales y cuyas sentencias, al menos aquellas de las que tenemos constancia, legitiman a las administraciones públicas a exigir su retirada. Uno de los últimos ejemplos lo encontramos con la sentencia 250/2017 del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº1 de Cuenca, que considera procedente que sea en ese caso el Pleno del Ayuntamiento de Cuenca, como órgano de máxima representación política de los ciudadanos en el gobierno municipal (art. 122.1 Ley 7/1985 de Bases de Régimen Local), el que adopte este tipo de decisiones sobre símbolos que sí son susceptibles de incardinarse en el contenido del art. 15 de la Ley 52/2007, como es el nombre de José Antonio Primo de Rivera existente en una de las fachadas de la Catedral de Cuenca. En nuestro caso, y lamentando la insensibilidad demostrada por el Cabildo Catedralicio de Burgos ante la necesidad de corregir esta anomalía, y su absoluta falta de voluntad para asumir su responsabilidad como titular del inmueble afectado sobre el estricto cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, el Grupo Municipal Socialista propone al Ayuntamiento Pleno la adopción de los siguientes ACUERDOS 1. Exigir al Cabildo Catedralicio de Burgos la contratación de un proyecto técnico para acometer la retirada de la inscripción ??José Antonio Primo de Rivera? de la fachada lateral derecha de la escalinata de la puerta del Sarmental de la Catedral de Burgos. 2. Exigir al Cabildo Catedralicio de Burgos el traslado de dicho proyecto a la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León para su valoración, antes del 30 de abril de 2019. 3. Exigir al Cabildo Catedralicio de Burgos que acometa los trabajos necesarios para la retirada de de la inscripción ??José Antonio Primo de Rivera? de la fachada lateral derecha de la escalinata de la puerta del Sarmental de la Catedral de Burgos de acuerdo a las instrucciones que reciba de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León una vez que ésta informe y valore dicho proyecto. Burgos, a 15 de enero de 2019

Documentos relacionados