Cargando...

El PSOE exige a Aparicio que explique las razones por las que pide ahora la revisión del convenio del desvío del ferrocarril

22 de Junio de 2005

El PSOE exige a Aparicio que explique las razones por las que pide ahora la revisión del convenio del desvío del ferrocarril

El Grupo Municipal Socialista exige a Aparicio que explique a los burgaleses las causas por las que hoy pedirá al Ministerio de Fomento la renegociación del convenio del desvío del ferrocarril.

Los socialistas consideran que, a fecha de hoy, y una vez emprendida la política municipal de vender los terrenos liberados por el ferrocarril al mejor postor, esta petición carece de sentido, puesto que Aparicio obtendrá por esta venta la friolera de 140 millones de euros, cantidad más que suficiente para que el Ayuntamiento pueda acometer las obras del desvío. El PSOE reclama a Aparicio que defienda bien los intereses de la ciudad. Para ello es imprescindible que no intente engañar a sus interlocutores porque, de hacerlo así, generará desconfianza para el diálogo y el acuerdo. En 1995 y 1998, el PP firmó un convenio en el que no defendió adecuadamente los intereses de la ciudad. Ahora, cuando el PSOE está en el gobierno de la nación, Aparicio pide su revisión sin ponerse rojo de vergüenza y, si es necesario, criticará al Ministerio de Fomento que cumple lealmente el acuerdo firmado. En las negociaciones que, en la pasada legislatura, se produjeron entre PSOE??PP para la constitución del Consorcio Ferroviario, el PP impuso limitaciones importantes a la posibilidad de obtener recursos económicos con el único fin de poner en dificultades al Ayuntamiento progresista. Ahora, Aparicio, haciendo lo contrario de lo que en su día impuso el PP, vende al mejor postor las parcelas liberadas por el desvío del ferrocarril. Los ingresos que obtendrá rondarán los 140 millones de euros, de tal manera que ha perdido toda la legitimidad para pedir la revisión del convenio. En estas mismas negociaciones, el PP impidió que se incluyera la urbanización del bulevar ferroviario por considerar que estos gastos no eran imputables al convenio y que debían ser sufragados por los presupuestos municipales. Ahora, en la petición de renegociación, Aparicio solicita al Gobierno que lo tenga en cuenta. Por otra parte, incluye estos gastos sin informar de manera clara y transparente sobre sus intenciones de recalificar terrenos suficientes con los que obtener recursos sobrados para esta operación. Todo un cúmulo de despropósitos y de engaños. Aparicio debe explicar a todos los burgaleses, con todo lujo de detalles, los motivos por los que el PP ha cambiado radicalmente de opinión y cuáles son los ingresos que pretende obtener a través de la gestión urbanística. Lo que ahora pide al Ministerio de Fomento es que éste le subvencione las obras municipales, ya que la práctica de obtención del máximo rendimiento por la venta de las parcelas municipales ha provocado que la petición de renegociación del convenio, en estas condiciones, carezca de fundamento. Los socialistas siempre le hemos ofrecido a Aparicio un acuerdo entre las opciones políticas municipales conducente a proporcionar un marco de estabilidad social y política respecto a los proyectos estratégicos para la ciudad de Burgos. Aparicio siempre se ha negado a este acuerdo contestando por la vía de los hechos con la manipulación y el intento de provocar la división entre burgaleses. Reclamamos a Aparicio información clara y transparente, que deje de manipular y de provocar enfrentamientos y que acepte nuestra propuesta de diálogo sobre los grandes asuntos de la ciudad. No sabemos si Aparicio querrá cambiar de actitud. Lo que seguramente sí se producirá es que vuelva de Madrid anunciando a bombo y platillo que ha conseguido que el Ministerio asuma el sobrecoste derivado de la implantación de una tercera vía ferroviaria. Le recordamos, para que no cometa nuevamente otro error que acredite su afán manipulador, que este acuerdo ya se alcanzó en la pasada legislatura cuando él no era alcalde. El afán manipulador de Aparicio no tiene fin. Siempre hace lo mismo: primero crea un problema, luego busca un enemigo al que echarle la culpa y luego intenta aparentar que es él el salvador de los burgaleses. Este ejemplo del convenio del desvío es palmario, al igual que otros como la subida desmesurada de los impuestos para, en el último año de la legislatura, congelarlos o incluso bajarlos, aunque el balance global de los cuatro años sea de incremento impositivo considerable; o la manipulación de datos oficiales sobre promoción de viviendas en suelo público municipal para, luego, forzar acuerdos a toda prisa y de mala manera intentando que le cuadren los números, aunque sea con dos años de retraso.